Poesías


¿Oyes?...


El silencio omiso estalla
En la época de la comunicación
En vano la palabra halla
Su medio de expresión

Nadie ve, nadie escucha
Sentenciando por reacción
Frente al reflejo inconsciente
Coartado por el patrón


Nadie pregunta, Nadie entiende
Juzgando por deducción
Escondiéndose del inminente
Burlándose de su manifestación


La excusa omisa estalla
En la época de la confrontación
La cobardía salta la valla
Del terreno de la determinación
Aplastando los tiernos brotes
De una frágil concientización


La impotencia todo inunda
La indiferencia es la contaminación
La hipocresía todo infunda
Asentando la estructura de la desesperación


Andréa Cristo

---------------------------

El Don de Sufrir

Los sufridores tienen un don
Mucho han fracasado
Son saboteadores a presión
Del éxito de ellos esperado

No creen en la suerte
Ni la esperanza del desesperado
Viven su mundo interior
Hurgando en sus errores del pasado

A pesar de su sonrisa
Sus ojos están encharcados
A pesar de sus blasfemias
Sus dioses están a su lado

Aceptan el sufrimiento
Como simples paso a paso
Entre vientos turbulentos
Hacia algún lugar escaso
Donde reinan los sentimientos
De expresión prohibida
En este mundo de descaso

Los sufridores sienten ira
Placer intenso han deleitado
La alegría les deliran
La disfrutan acongojados

Los sufridores están condenados
De víctimas ser culpados
De culpados ser actores
Y de actores ser malvados


Andréa Cristo

-------------------------

Tercer Ojo

La luz no me deslumbra,
La oscuridad no me ciega,
Soy oriunda de la penumbra,
Que no me afirma...que no me niega...

Absorbo los colores,
En mi también se reflejan,
Desvelando entre placeres,
Los dolores que me delegan...

Mi espejo no está roto,
Imposible secar mi lago,
Intuyo falsos profesores,
Soy adiestrada por los magos...

Soy corrosiva sal cristalina,
Que sazona tu pescado,
En tu frente soy gota china,
Que en cuerdo te ha restaurado...

Soy pecado que exorciza,
La virtud de santificados,
Soy un verbo que resucita,
Alientos asfixiados.


 Andréa Cristo 

---------------------------------


Un tal


Y fue oyendo el ruido del pecho
No fue de hecho lo que me asustó
Un tal sonido interior estrecho
Abrió el grito que me despertó
Ignorando la voz de mi finito
Un tal infinito se me presentó
Diciendo que su tiempo es relativo
Mi Universo revolucionó
Ni todo mundo diseña un buen destino
Más bien diseña muerte y dolor
Luego afincan la tal fatalidad
Donde debía estar el tal amor

Y bordeando la línea de un abismo
Un tal con alas se me presentó
Me preguntó si estaba preparada
Para saltarme sin ningún temor
Yo contesté soy buena nadadora
Ya voladora no lo sé si soy
Me sugerió que me quitara peso
Y sin escalas es tal me liberó
Y fue oyendo el ruido del pecho
No fue de hecho lo que me cambió
Fui un tal miedo que desaparece
Cuando aparece la luz de un tal valor


Andréa Cristo 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...