24 mar. 2017

Estando en Crisis


- Meme del siglo -




Si la gente entendiera cuán importante es mantener la calma en momentos de crisis, entendería la esencia, el origen y la solución de la crisis por la cual está pasando. Si una cosa debe ocurrir, no importa si no preocupamos o no, puesto que ocurrirá igual. Preocuparse es una pérdida de tiempo, puesto que debemos ocuparnos del problema asumiendo nuestra parte de responsabilidad en ello. Las cuestiones vitales son:
"¿La crisis en cuestión te está poniendo en peligro de vida? ¿Careces de libertad de movimiento mientras dura la crisis? 
¿Estas colaborando con tu propia crisis tomando decisiones precipitadas o repitiendo errores sabiendo que son errores porque resulta que eres un idiota remediable?"

Si la respuesta es sí en una de las tres preguntas, ya puedes entrar en pánico, pues la crisis es grave y se pondrá más negra que el betún... De lo contrario, no hay de qué realmente preocuparse. Tanto si nos preocupamos, como si no, la crisis para ser superada debe ser comprendida en lo más profundo de uno mismo. Una vez analizado eso, todo alrededor recuperara poco a poco el orden.
Es la magia de la inteligencia emocional.
Lo entretenido de una crisis, es que o bien podemos ceder a ella y fluir aprendiendo de lo que nos está enseñando, o bien repetirla hasta que no quede nada de nosotros, consumiéndonos en la estupidez que ha invocado tal o cual crisis una y otra vez, que muy a menudo es responsabilidad nuestra, derivado de actos erróneos. Errores cometemos todos, pero los mismos errores dan el mismo desgraciado resultado y eso es matemática de primaria. La crisis, es decir, cuando todo en tu vida sale mal, te está diciendo que no estás en un buen camino, ni rodeado de las personas correctas, ni en el lugar correcto, porque es de las nuevas personas, nuevos lugares que nos rodean, nuevas experiencias - y sobre todo de nuevas actitudes y una nueva perspectiva personal - que proviene la estabilización de un periodo de la vida que urge ser modificado. Me atrevo a decir que crisis es también un síntoma del colapso de un programa de valores obsoleto o mal instalado... Si no se arregla a tiempo, pues a cambiar completamente el disco duro y el procesador y si está roto, a la basura la máquina.
Por más autosuficiente que creamos ser, TODOS somos dependientes unos de los otros para avanzar. Pero una cosa es usar la gente como peldaño, tirar al precipicio quién está estirando su brazo ayudándote a salir de él y otra es ser agradecidos y colaboradores (virtudes muy escasas hoy día).
Muy pocas personas analizan su propia crisis... Es más fácil culpar a los demás, quejarse, lamentarse, maldecir, deprimirse, patalear, en fin, todo para no hacer el cambio que debe ser hecho para que la circunstancia desfavorable se revierta... Y en este contexto de retroalimentación, ponemos también a los demás en peligro de crisis y así sucesivamente... Así va el mundo hasta que no quede más nada de él o de nosotros...

15 mar. 2017

Reflexión breve sobre el suicidio.


Imagen: Calavera de diamantes de Damien Hirst


Dicen que el suicidio es un acto de debilidad... Una forma de buscar una solución permanente a un problema temporal. Sin embargo, yo pienso que es una forma más de morir donde un sujeto está eligiendo conscientemente. La muerte tiene muchas caras y una de ellas es parecer ajena a la voluntad del individuo... No obstante, pienso que todo el mundo se suicida, visto que incluso en el caso de una enfermedad, lo que hace el cuerpo es literalmente quitarse la vida con la absoluta bendición de sus células, la mente e incluso la ayuda de esta.
Incluso estar - se supone - en el momento y lugar equivocado donde se produce la muerte, violenta o no, es una elección inconsciente del individuo y quizás su (supuesta) alma, visto que algunos defienden la existencia de este "arquetipo" cuyo, según especulaciones, decide nuestro nacimiento y muerte. Yo personalmente no creo en este "alma", sino en un mecanismo de autodestrucción que llevamos todos, porque todo que tuvo un principio debe tener un final.
En el caso de una persona anciana, podemos contemplar que, debido al deterioro físico muy natural en la vejez, la mente y el cuerpo se prepara para la muerte y ya no ofrece resistencia, aunque el Ego sí se resiste inundándose de miedo... Miedo a algo inevitable y que naturalmente fulminará su presunción de inmortalidad.
Pienso que la persona que se suicida, está en su legítimo derecho de decidir hasta qué punto está dispuesto soportar a las circunstancias de la vida. Veamos: De pronto usted ha tenido la malísima suerte de caer en las manos de un psicópata que naturalmente tiene la intención de matarle lenta y dolorosamente y según la situación, no hay escapatoria. Este es un tipo de problema no temporario aunque la paradoja es que es temporario hasta que usted se muera. En fin... Usted está delante de la muerte y no hay más vuelta de hoja. Naturalmente usted tratará de escapar, pero al analizar que es imposible, ya consciente de que va a sufrir eternos minutos, horas o días, le aseguro que si encuentra algo para cortarse contundentemente el propio cuello o las venas del brazo, lo hará sin contemplaciones. La motivación es evitar un sufrimiento sin límites... También se defenderá hasta la muerte si encuentra algo con que herir al agresor... Pero en este caso el agresor suele tener más voluntad en matar que usted en sobrevivir. Las ganas de vivir pueden ser muy poderosas, pero el temor a sufrir un daño innecesario para recibir la muerte, mucho más, como también es poderoso - además de inexorable - el momento en que ha llegado su hora de morir.
Cuando alguien sufre una larga enfermedad, o sabe que tiene una que le va a matar, a pesar de todo ese teatro solemne de querer luchar contra la muerte para parecer fuerte ante la opinión pública, en realidad lo que desea la persona en el más profundo de su consciencia es que la muerte llegue lo más rápido posible, mucho antes que el sufrimiento pase del punto tolerable. Pero esto es inconfesable, puesto que el Ego siempre quiere parecer fuerte... Sin serlo.
Cuando analizamos la guerra, los desastres, los grandes accidentes donde se mueren muchas personas a la vez, sin ton ni son, independientemente de los factores "pre mortem", podemos tomar como un suicidio colectivo. Las personas eligen subir a un avión que va accidentarse, aceptan vivir resignadamente bajo condiciones socio-políticas que les mata lentamente, creando guerras, desigualdad, opresión; aceptan vivir en el pie de un volcán que puede entrar en actividad en cualquier momento o vivir en una zona de constantes terremotos... Además, fuman, beben, se drogan, comen mal, se autolesionan de alguna forma u otra... En fin; el estilo de vida que llevamos actualmente es un preludio a un suicidio global. Eso si estamos en lo cierto de que todos elegimos estar donde estamos, haciendo lo que "se supone" que debemos hacer en un lugar temporal denominado "presente" en cualquier parte del planeta, puesto que para morir hay que estar rotundamente en este tiempo, y vivos. Con esto quiero decir que todos sabemos inconscientemente cuándo y cómo vamos a morir... Sólo que a la vez no somos capaces de prever y mucho menos detener si es realmente el momento en que "algo en nosotros" ha decidido nuestra auto extinción y nos lleva hasta este destino tarde o temprano. Ya el suicida prevé, planifica, decide y se ejecuta a sí mismo, independientemente de las motivaciones que le impulsan a suicidarse.
Es muy sabido que cuando un león ataca a una presa corriente, esta suele tener un ataque cardíaco antes de ser asfixiada, puesto que los grandes felinos suelen matar a sus presas por asfixia antes de desgarrar sus pieles y comerlos .Ya la serpientes grandes como la Anaconda, por ejemplo, no dan oportunidad a su víctima de morir tan rápido, incluso es posible que el malogrado capturado esté todavía algo consciente antes de ser lentamente tragado, a pesar de estar bastante aplastado por la constricción de este animal tan hermoso y tan frío asesino a la vez.
No estoy aquí justificando nada y sinceramente, me importa un comino que malinterpreten mis reflexiones. Lo que defiendo es que alguien que no ha pedido para nacer, tenga el absoluto derecho a decidir cuando morir, independientemente de la opinión ajena sobre lo que es fuerza, debilidad, temporal, duradero y lo que no.


"En memoria a mis amigos que se han suicidado y sé porque lo han hecho y de hecho, en mi opinión, han tenido mucho valor."
Andréa Cristo. 2017
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...