6 ene. 2017

Misterios no tan misteriosos de la Red II - La etiqueta de Facebook versus Anuncios



Primeramente hay una diferencia entre mencionar y etiquetar, aunque la dinámica sea la misma. Pero una ocurre en un comentario, otra en un post. La primera es aceptable, la segunda es molesta.
Cuando etiquetáis las personas en las publicaciones de Facebook, donde ustedes pretenden atención, no estáis siendo honestos ni con la gente ni consigo mismos. Estáis siendo invasivos, desesperados por obtener miles de pulgares arriba. Para darles un ejemplo, ustedes pueden ver mi muro pero no pueden ver mi lista de contactos. Lo que sí pueden ver es si tenemos contactos en común - cuyos denomináis amigos, que no lo son - pero les digo que en esta lista, ahora mismo, tengo exactamente a 1568 personas actualmente, sembradas en 9 años y sé que mis publicaciones llegan a solamente 1% de estas personas por diversas razones siguientes: "No me siguen, no entienden el castellano - a pesar que hablo y escribo en las 5 lenguas principales en diversas publicaciones de ellos - no están interesados en lo que escribo y, en fin, no etiqueto toda a esta gente en mis publicaciones ni pago anuncios para los artículos de mi blog porque no están en venta. Son gratis... Si un día estas personas que están en mis contactos me agregaron o han sido agregadas por mí, es porque he sido sugerida o me sugirieron por compartir los siguientes intereses en común: "El arte en general, la literatura, los temas ocultistas, la psicología, la filosofía, el crecimiento personal, la revolución mundial, y en gran mayoría The Venus Project - Global y el The Zeitgeist Movement"... Y otras personas que no tienen nada que ver con estos intereses fueron sugerencias de personas a quienes les caigo bien y viceversa. En fin... La verdad es que las sugerencias y solicitudes fueron escrupulosamente verificadas, aunque me sale una que otra vez un espíritu porcino o un Troll de las mismas... Por esto tengo tan solamente este número de contactos en casi 10 años, cuando debería estar al tope de lo permitido, si agregase a cualquiera porque sí...
Facebook tiene un método de visibilidad selectiva (su algoritmo) justamente para provocar esta invasión y luego ha puesto "cínicamente" la opción de quitar la etiqueta y/o denunciar, encima te pregunta si quieres bloquear la persona. No es para tanto pero la sugerencia está ahí. Por esta y otras razones, Facebook es muy retorcido, porque no nos da la opción de bloquear las etiquetas o inserciones a grupos definitivamente sin tener que eliminar cada una de ellas, sino sólo aprobarlas o no, eliminarlas o no y en el caso de los grupos, hay que ir allá y desconectarse o impedir notificaciones.
Yo ya no invito a nadie en mis grupos por esta razón, visto que, debido a la "pereza" muchos no saben manejar la configuración de Facebook al 100%.y no saben cómo desconectarse de un grupo si no les interesa hacer parte de él. Es decir, están en esta red social y no saben siquiera configurar su propio perfil ni manejar lo que consideran problemático de manera que les molesten lo menos posible, visto que, si te inscribiste en FB, algo quieres de esta Red Social, por lo tanto no pidas privacidad en algo que no tiene. Mi muro está abierto por ser consciente de que la privacidad en lugares como Facebook es una ilusión. Pero una cosa es asumir que la privacidad es un fraude y otra los atropellos de los contactos...
Por no saber manejar el tema, los que fueron etiquetados aceptan vuestras etiquetas y les dan "like" para que quedéis contentos y para que les dejéis en paz porque es indiferente que alguna que otra persona les diga a la cara: "No me gusta ser etiquetado". O sea, a muchas personas les importa un bledo lo que estáis publicando. La gente está saturada de informaciones inútiles. El drama ocurre cuando no sabéis detener la difusión de estas informaciones. Habiendo comprendido este fenómeno, yo dejo que mis publicaciones sean vistas por verdaderos interesados en mis temas, voluntariamente. Si quiero llegar a un público concreto, certero y obtenido honesta y gratuitamente - por mi parte - publico mis temas en los grupos que participo dentro y fuera de FB, muchas veces de temática libre, donde permiten publicaciones ajenas y dejo que la gente elija si les interesa mis cosas, o no.
Detesto ser invasiva y que me invadan, así que fluyo con la voluntad de los contactos de invitar gente que se interesa por los contenidos de mi perfil, grupos y blogs. Aunque no puedo negar que, respetando rigurosamente la voluntad de los demás esto ocurre muy poco. Pero la cantidad no avala la calidad. Si quiero un público genuino en una publicación que me ha costado la reflexión, la vista y el tiempo, lo escribo en mi blog, compartiendo en mi muro, en los grupos, en mis páginas porque para esto están. Los grupos tienen estas ventajas: Compartir contenidos educativos, informativos o entretenidos llegando a las personas despacio, pero seguro. Sin embargo, en el caso de las etiquetas, el contenido casi siempre no posee esta "utilidad" natural, sino que sólo contiene el deseo de obtener "likes" fáciles. Puede que todo el mundo lo haga, pero yo no pienso como todo el mundo, aunque para eso antes tuve que intentar pensar y actuar igual para comprender que definitivamente soy diferente y descubrir que la acción no es "honesta". Resumiendo: Las etiquetas banales son una molestia.
La gente que quiere éxito rotundo en sus publicaciones, es decir, las empresas y los que ganan dinero publicando, por ejemplo, pagan los anuncios de Facebook y además tienen todo un despliegue SEO en sus páginas fuera de Facebook, entrando en una espiral infinita de trabajo e inversiones arriesgadas. Es por esto que tienen visibilidad absoluta pues además de meter caña en el posicionamiento, publicidades, anuncios de terceros que abarrotan su página de basura, también interactúan con los anuncios de esta red social. Esta gente no pierde tiempo etiquetando a nadie porque Facebook ya se encarga de que tu les veas. Si bien que les explicaré algo muy sencillo sobre los anuncios de Facebook porque hay que pasar por la experiencia para contarlo:
Cuando pagas un anuncio, sin más, digamos para que tu página de receta de galletas tengan más visitantes en esta red social, la mayoría de la gente que "clica" en tus páginas internas, son gente "pagada" para hacerlo... De China, India, Paquistán y toda esta gente que tiene mucha paciencia en ganar dinero por Internet de céntimo en céntimo. Se trata, técnicamente, de crear un determinado volumen de "likes" en la página. Cuanto más pagas, más gente tienes... Luego, cuando la página está llena de "likes fantasmas" es cuando logras atraer otras personas realmente interesadas en tú contenido, porque entran por efecto del imán que produce ese volumen inerte. Es algo parecido al método de la Masa Crítica sociodinámica... Es sólo entonces que la visibilidad del anuncio aumenta y conecta con los intereses reales del público al que va dirigido. Funciona como el dinero: Cuanto más tienes más ganas. Pero antes de ganar hay que gastar, y mucho. En suma: En un principio, llenas a tú página de gente que sólo pincha "me gusta" porque están cobrando por ello, pero no les interesa en lo más mínimo el contenido.
En resumen para que entendáis los más duros de mollera:
Posteriormente, tras conseguir, digamos, 3000 fakes en tu página de FB, entonces es cuando atraes a otro público real, porque desgraciadamente, la gente tiene el nefasto impulso de guiarse por la cantidad en detrimento de la calidad y en este caso se guían por "la cantidad de personas que han visto y han gustado eso o aquello".
Donde haya aquello que llamáis "viral" hay personas insertando monedas y otras cobrando. No se equivoquen. Pero tenéis la sensación de que el contenido está circulando natural y gratuitamente a la vieja usanza. Vuestros "ojos" son el producto, es decir, la gente es la mercancía, el producto. Esclavos inconscientes de esta maquinaria. Pero allá vosotros...

Lo que me consuela es que tal como veo el tema, tiene los días contados para el colapso.

Lo viral lo deja de ser, así que se hayan agotado los intereses sobre el tema y hasta que, los proveedores de servicios pseudo gratuitos (ya no hace falta repetir cuales son) hayan explotado al máximo el tema, ganando miles de millones en una sólo semana y en poco tiempo, los mismos temas virales caen en el más absoluto olvido. Revisen los temas virales del pasado inmediato y verán de lo que hablo. Los temas virales están "ayudados" por AdWords de Google... No se equivoquen [2].
Ah! Y por algo los vídeos y páginas están cargados de publicidad porque las empresas pagan para que nosotros las veamos algunos segundos suficientes para interesarnos; ya no hace falta pinchar y entrar porque estás literalmente obligado a ver el anuncio. Es por esto que no puedes saltar la publicidad antes de 5 segundos. Así, goteas dinero a los "interesados" sólo con tú interés en ver el contenido viral (tú y los otros miles de millones que te preceden y los siguientes)... Mientras ellos se llenan de dinero, tú estás en banca rota alimentándose de la mierda mundana, pudriéndote el cerebro que necesitas para evolucionar, sin siquiera cuestionar el método. Cuando el contenido viral tiene importancia, es una cosa, pero ver al pobre mocoso rico este, el tal Justin Bieber pegando una hostia a un fan en un vídeo que dura lo mismo que dura la acción de ocultar la publicación, es otra muy diferente... ¿Cómo lo sé? Pues con el sistema "autorun" de los vídeos de Facebook, lo ves sin querer en las actualizaciones de tus "compis" si estamos en el viejo PC.
Pero esto ya sabemos todos ¿Verdad?
Por otro lado, una cosa puede volverse viral porque mucha gente ha visto, grabado (o fotografiado) al mismo tiempo o sea algo realmente escandaloso al punto de difundirse por su propio peso. Pero también es rápidamente olvidado.
Total: Por supuestísimo que Facebook llena tú página de gente si pagas los anuncios, que no son caros, incluso útiles si eres consciente de la dinámica del tema, pero son adictivos si te sobra un poco de dinero. De pronto te imaginas como una celebridad en potencia, que por cierto, las celebridades tienen mucho menos fans de lo que parece. Entre el 20% y el 30% son "fakes" y en la proporción de su éxito y popularidad estamos hablando de millones de "fake fans", no 800, ni 1000. La obtención de "fake likes" es como una máquina traga perras de los Casinos... Te da la ilusión de estar ganando hasta que te das cuenta que sólo estás gastando. En el caso de una celebridad millonaria, su dinero no acaba, pero el salario de un obrero, sí.
Si no me creen, para constatar que son "fake likes", si eres listo, crea una página de FB, compra un anuncio, configura para un público de varios países y verás que la gente que empieza a entrar a puñados desde el primer día que pagas tus primeros anuncios, no examinan al contenido y no miran las publicaciones, apreciando al menos una de ellas, para disimular una cierta autenticidad. Luego cuando investigas unos cuantos perfiles, te das cuenta que siquiera entienden tú idioma, sus intereses son antagónicos a lo que ofreces o están en el quinto pino del mundo hablando en Tamil, Mandarín, Yoruba o Swahili. Así que, ya lo sabéis los que lean esto.
Constatado eso, tengo más paciencia con mi audiencia, pues como escritora por supuesto que quiero llegar a determinadas personas, pero las correctas, por eso publico artículos, de lo contrario escribiría sólo para mí... Pero aunque poca gente que me lea, serán las que realmente se importan por lo que escribo, aprovechando algo de ello, aportando algo, o quizás no...
No discuto ni juzgo los métodos publicitarios de Facebook ni de ninguna otra empresa, pero el pez sólo pica un anzuelo si no sabe que la comida fácil se trata de un anzuelo. Si se libera y no acaba en la sartén, aprenderá y recordará qué es un anzuelo [3]. Cuando lo vea de nuevo, sólo pica si quiere. Yo solamente trato de informar lo que es un anzuelo y lo que no.
En mi caso, no quiero gente haciendo bultos en mis publicaciones sin ánimos de lucro, sino que "les guste" de verdad. En el caso de vender creaciones artísticas por ejemplo, hay "marchants" de arte fuera de Facebook. Hoy día, mis textos y artículos siembran lectores con el tiempo y el respeto... No con el dinero. Si un día logre acabar de editar publicar y vender los libros - lo que es una de mis metas - entonces estaré ganando dinero legítimamente y con honestidad. Dinero deshonesto es pan para hoy y hambre para mañana y doy fe de ello.
Es posible que vosotros logren hacer vuestras etiquetas virales, pero por regla general, estáis perdiendo tiempo obligando que la gente de su "like" por cortesía o en cambio de que hagáis lo mismo por ellos, lo que casi nunca ocurre, porque la gente es muy rápida en querer recibir y muy lenta en retribuir. El deseo de atención a todo precio es una contradicción en los aspirantes a ser un espíritu libre, los mismos que publican tantas frases y temas acerca de la libertad, pero que etiquetan a la "fuerza" a los demás. Esto es suplicar atención y es realmente patético en mí opinión.
Ya no voy pedir que no me etiqueten en basura, porque es como pedir peras al olmo. Claro que puedo quitar la etiqueta, pero esto me hace perder 2 minutos de mi tiempo para nada. Tiempo que no recuperé. Así que, dejo este manifiesto para que sepáis lo que pienso del tema si esto cae en vuestro "click" voluntario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...