25 ago. 2016

The Deep Web - La Red Profunda

Fuente de la imagen: www.linkedin.com
Fear of death = (the sum all pain caused to others) to the power of regret | Desh Ramnath | LinkedIn
Traducción:
Miedo de la Muerte = Todo el sumo dolor causado a otros por el poder del lamento
Desh Ramnath - LinkedIn


No voy a entrar en explicaciones del origen del fenómeno morboso y la decadencia humana en su pura esencia pues se remonta a los tiempos de los tiempos. Si el tiempo de la Tierra tuviese 24 horas, la raza humana sólo tendría dos minutos de existencia hasta la fecha.

Muchos de ustedes se preguntarán qué es la Deep Web y muchos otros ya lo saben. Yo por ejemplo lo sé. No se puede hablar del infierno sin haber pasado por él para describirlo.

Imaginen un agujero negro que traga todo a su alrededor incluso la luz. Según la teoría científica que avala su existencia, en el supuesto final de un agujero negro existe un fenómeno llamado “singularidad”. La Deep Web es la singularidad del agujero negro que recorre este universo paralelo virtual que se ha tragado el corazón y la luz que quedaba en las personas que no saben lo que es estar en las manos del comercio más espeluznante de la galaxia, pero que, no obstante compran el producto o ayudan que el producto se esparza como la peste negra.

Si te sumerges en la intención de descubrir la faceta más terrible de la Red no hace falta ocultarse  abriendo “ingenuas” ventanas de incógnito en el navegador, cuales los profanos ignoran que, en estas ventanas creadas por navegadores Chrome o Mozilla Firefox nadie está oculto. Es una ilusión y bastante pueril. Si lo haces por morbo, sadismo entre otras patologías asociadas al deseo de nutrirse del dolor ajeno, no lo harás desde tu ordenador personal con una conexión a tu nombre. Sin embargo, es posible que, lo que te lleve a escudriñar los rincones más sórdidos de Internet sea tanto morbo como curiosidad por lo más oscuro de la naturaleza humana – que nos son lo mismo - y desde luego puede que seas un experto en no ser detectado para contemplar la real versión de la maldad sobre la Tierra y de paso disfrutar de ella. Por otro lado también tenga en cuenta el refrán que reza: 

“La curiosidad mató al gato”.

Recuerden, aquí no pondré enlaces de ninguna manera de llegar a estos sitios. Puede que no vuelvas cuerdo de lo que hayas visto o pretendes ver y despiertes tus más bajos instintos, y créeme, te sentirás tentado según la clase de materia - o de energía - que están dormidas en estado potencial en el lado oscuro que todos tenemos… Pero si ya eres un loco que todo quiere saber, cómo yo, mirarás todo con la imparcialidad de la investigación. Es decir: Ni morbo, ni indignación, ni rabia, ni pena, ni odio, ni miedo mucho menos deseo… Nada… A veces los sentimientos de repulsa y placer van de la mano. Pero no voy a detenerme en vuestra psique. Bastante tengo con la mía y no tengo que justificar mis motivaciones para codear con el absurdo.

Sé que es extraño esto lo que digo, pero una persona que se conoce y sabe identificar sus emociones y sentimientos, también sabe controlarlos cuando les conviene. Repito: “Cuando les conviene”. Para un buen entendedor un punto es letra.

Lo máximo que te puede asaltar incluso estando "preparado" pàra lo desconocido, es una absoluta certeza de que el ser humano no tiene solución como especie. Es una raza perdida y profundamente enferma terminal del “tarro”. Una raza donde el adjetivo “depredador” queda eclipsado e insuficiente para describir de lo que es capaz.

Para que tengas un ejemplo, las imágenes y vídeos más chocantes que puedas ver en los sucesos que compartes en las redes sociales, blogs, páginas personales, etcétera son películas de Disney en comparación al infinito contenido de la Deep Web. Las películas más sórdidas  que hayas visto de la industria del cine de todos los tiempos, son cuentos de hadas al lado de las películas que no tienes cómo averiguar si son reales o no, salvo si descargas unas cuantas y empiezas a investigar una por una. Basta con copiar una cualquiera y empezar a escudriñar los detalles profesionalmente y llegar a la conclusión que cerrará esta publicación.

Las autoridades están muy preocupados con nuestra libertad de expresión, mientras en el mundo se mueve miles de millones alrededor de estos contenidos impunemente y con una siniestra libertad vigilada, de difícil acceso, pero no tanto si te pones terco y pagas para ver.

Nota: No estoy haciendo “publicidad” estoy informando a mi manera de que lo sucede. De mito no tiene nada.

Repito: Mientras ustedes están todavía creyendo que lo peor que podéis ver se comparte libremente en la red superficial, lo que ocurre en el submundo supera con creces cualquier ficción.

 La Deep Web no tiene límites y si ustedes tienen mucha sensibilidad, desaconsejo contundentemente intentar acceder a sus fronteras. Lo que hay allí puede enloquecer y a muchos les conviene seguir en la ignorancia. Sin embargo, la paradoja es que la ignorancia también enloquece, pues la realidad acaba por atraparte haciendo añicos todas tus creencias sobre el bien y el mal. Por lo tanto no me pidan referencias que no las daré bajo ningún concepto. Así como cuando he sido drogadicta y alcohólica nunca he ofrecido droga ni alcohol a nadie, no voy a citar los atajos para llegar allí. Pero, así como puedo hablar de la drogadicción y de la miseria de sus consecuencias, puedo prevenirles que por más reluciente y sana que sea la luz que ustedes quieran proyectar al exterior, más aterradora y oscura es la sombra que les sigue, es decir, probar es una cosa muy peligrosa, pero conocer la existencia, sus maleficios y su debilidad para intentar detener una masacre inútil, es otra. La Deep Web no está recomendada a personas que no saben manejar sus emociones y sentimientos. Podrán perder sus teclados con vómitos recurrentes.

La DW es un alimento muy nutritivo para las pulsiones sexuales más abominables y aberrantes, adictos al miedo y violencia extrema. Ya no se trata de psicopatía colectiva, se trata de lo más absoluto desprecio por cualquier forma de vida y que vende más que churros, palomitas y algodones dulces en un parque de atracciones.

Digo: No es fácil llegar en estos sitios, además cuesta dinero. Pero antes pasarás por miles y miles de simulacros de ellos hasta que vean que tienes realmente interés y no eres un investigador inconveniente. Si en el mundo pornográfico abierto o en los sitios Gore de accidentes, autopsias, zooflia, necrofilia, pedofilia, asesinatos violentos, sadomasoquismo Xtreme - entre otras carnicerías de guión - donde crees que ya has visto de todo, estás rotundamente equivocado.

Lo más curioso, es que hay consumidores de esta porquería que están a nuestro lado jugando ser personas denominadas normales, moralistas, llenas de principios enlatados, censurando todo lo que decimos, hacemos, hasta incluso una simple grosería o un arrebato. Hay gente con mucho dinero y poder que demandan contenidos dignos de torturas como el atroz escafismo y otras ocurrencias bestiales elevados al cubo multidimensional... Es que, cuando la demanda es infinita, las ofertas también.

Por otro lado no faltan buenos actores en esta empresa que, simplemente se aprovechan de este comercio haciendo cine o fotos caseras, o creando personajes bárbaros que, juran a pie juntillas en sus relatos de vídeo, haber cometido atrocidades que van años luz más allá de nuestra capacidad de imaginación y más allá de la capacidad de cualquier guionista Gore de Hollywood. Incluso se les puede llamar artistas porque muchas de estas mierdas están muy bien hechas, pero la mayoría no son verdaderas, es decir, se tratan de efectos especiales, actuaciones, relatos tan bien elaborados que sonrojaria a los mismísimos Hitchcock o Edgar Allan Poe.

En fin… La Deep Web sonroja hasta el mismísimo Diablo, porque contenidos desde la violación real también existen en diferentes grados de invasión o violencia. La tortura, asesinatos y hasta la lacra abominable de la pornagrafía infantil a veces ejecutada y vendida por los propios padres de las víctimas, están al orden del día. Me pregunto qué coño hacen las autoridades que están muy ocupadas si somos anarquistas, alborotadores del sistema, inconformistas, si escribimos nuestras penas como guerreros heridos de muerte aunque todavía luchamos contra la asfixia lenta y dolorosa del sistema y su sucio dinero, siendo derrotados en una guerra sin tregua en defensa de los derechos humanos. Pero voy llegando rápidamente a la conclusión que hay que cruzarse de brazos y dejar que la humanidad se fagocite a sí misma. 

No me vengan con el argumento de que tenemos sentimientos, valores que valen la pena y que el mundo tiene salvación. Es posible, pero aquellos que tenemos estas virtudes, estamos condenados a la tortura psíquica que nos debilita, nos enferma y morimos por una causa perdida, pues cada vez que abrimos los ojos ante una realidad, la mugre es tan viscosa, negra y letal que sentimos que nuestra especie tiene los días contados y será en breve. 

Como dijo algún nuevo pensador por ahí: El poder de elección es una ilusión. Llegará el momento en que pediremos morir lo más breve posible. Pero la intención del poder es literalmente descuartizarnos, manteniéndonos con vida lo máximo posible, para que el dolor sea casi eterno. Pero el problema es que muchos sienten placer en el dolor y esta es la energía que nutre un sistema que no tiene valores alguno.

Muchos me dirán: “¿Qué coño hacías tú allí viendo estas mierdas?”. Pues contestaré antes que me hagan la pregunta: “Pues, conocimiento es poder y en un momento dado puede salvarte la vida, ya que nunca se sabe quién será la próxima víctima... Puedo ser yo, tú, cualquiera. Que les digan las niñas de Alcasser desde sus tumbas, asesinadas de forma hedionda “supuestamente” para alimentar a esta industria que ya existía décadas antes del nacimiento de Internet y desde que inventaron la videocámara moderna, donde entonces el anonimato parecía seguro para los encargados de conseguir "carne viva" para la perturbada y pervertida vorágine humana, hambrienta de sangre y sufrimiento.

Digo a menudo que Internet es una entidad libre. Es una Universidad donde hoy por hoy está almacenado todo el conocimiento humano e inhumano.

Una esperanza desesperada: La Deep Web tiene su lado positivo muy minúsculo: Cuando asesinan alguien pudiente o cuando un asesino en serie es demasiado osado y negligente con su rastro o cuando el crimen ha sido demasiado brutal y  no pueden omitir los contenidos porque se han filtrado "accidentalmente" horrorizando la opinión pública, entonces sí ponen el grito en el cielo. A través de esta acción encuentran a los culpables o se inventan uno. Pero en el mundo siguen desapareciendo personas de todas las edades sin dejar rastro y a nadie le importa un rábano, salvo a las familias de las víctimas.

Lo más difícil en esta historia es dar con los consumistas cuyos, si tienen poder, pues se quedan tan panchos en las sombras de la impunidad. Desde luego, la culpa es siempre del que vende y siempre será, porque los verdaderos consumistas de esta abominación no pueden ser capturados pues están en todas partes en varias formas y pertenecen a todas las clases sociales a nivel mundial. Todo esto sale muy poco en los titulares porque no conviene a nadie, porque sólo el agujero sabe quiénes están detrás de este circo de los horrores… Y es más, se habla de ello de forma poco objetiva en las publicaciones - por miedo quizás. Se aborda  muy selectivamente ante la periodicidad de los sucesos. Alegan que es un mito... Leemos algo de eso por ahí como quien cuenta un relato de terror cualquiera, y la DW para muchos es un cuento de la ultratumba. Una leyenda urbana. Pero tiene más importancia y gravedad de lo que parece y desgraciadamente la omisión generalizada -  ceguera, insensibilidad, ignorancia, indiferencia o llámalo X - colabora para que la gente en su zona de confort piense que la tragedia sólo ocurre en la casa del vecino. Estamos muy ocupados con otro montón de mierda política y social para darnos cuenta que estamos viviendo un genocidio a gran escala, además de la deshumanización completa de las masas. La Deep Web es un antro de gusanos fecales, pero también es una prueba que el ser humano está muerto en vida y lo que es peor, cada día más putrefacto hasta que no quede ni polvo de nosotros. Encima nos auto denominamos "civilizados" descaradamente. 

Finalizando este artículo pues es agotador, no vaya buscando el término Deep Web por ahí. Encontrarás muchos señuelos que parecen ser auténticos además de rutas que te desmotivan a seguir por su inutilidad y falsedad. En la Deep Web real, sólo entran los que abren la caja de Pandora sin ningún miedo, como quien está delante de la muerte, pues si no tienes poder, puede que te consideren como una víctima potencial. Así que, yo que ustedes, me quedaría con la información como advertencia a no consumir estos contenidos, pues dime lo que deseas por encima de tus posibilidades y te diré lo que te matará. 

Las pesadillas pueden hacerse hueco en tu realidad.


Andréa Cristo 2016



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...