30 jul. 2016

Vivir en el "ahora" te hace comprender cosas así...



La pérdida actual del contacto con la madre naturaleza que he tenido los últimos dos años, me ha hecho comprender que fuera de ella no somos más que un amasijo de carne expuestos a la putrefacción lenta y dolorosa del sistema. Sé que el universo nos ubica donde debemos estar para crecer y almacenar experiencia... De modo que, sólo ahora puedo valorar con objetividad lo cuán importante es, por lo menos para mí, estar con los sonidos y la compañía de mi "madre" . En la ciudad perdemos esta sensación de estar completamente vivos. Además, en la jungla de piedra estamos expuestos constantemente a ondas energéticas de baja esfera. Por otro lado, no puedo quejarme visto que estoy donde debo estar por ahora, porque aquí me trajo mis circunstancias personales por motivos que ahora no vienen al caso. Tengo la suerte también de estar acompañada, por ahora, de personas amigables y generosas que merecen todo mi agradecimiento. Sin embargo, echo de menos el despertador natural del alba y la sinfonía de los pájaros... El ruido del río y del viento.... La sensación de libertad de ser... La compañía de la sana soledad donde nos percatamos que somos únicos. Añoro este estado de plenitud donde valoramos simplemente el ser... Y no el tener, el hacer, el tolerar, moderarse... En suma: Estar al loro ante el comportamiento ajeno para evitar el conflicto o las invasiones bilaterales. Tengo mucho cuidado en no ser invasiva ni dejarme tampoco invadir, salvo con la alegría y la concordia.
A pesar de esta sensación de vacío, debo considerarme afortunada, pues cuento con la colaboración de gente sana. Sanidad mental y espiritual que hace tiempo no contemplo en alguien y esto es un alivio. Pero la cuestión es: ¿Es real o un espejismo? Cuando sabes quien eres y cómo eres, estas cuestiones marcan la diferencia entre confiar, ser digno de confianza y además dinámico lo suficiente para detectar fisuras en las apariencias. Por otro lado también determina que el despertar no es nada fácil. Descomponer la realidad - que casi siempre no es lo que parece - a veces nos pone en una posición bastante compleja e incómoda. En fin... Agotadora. Mis baterías están todavía cargadas, pero mi frecuencia vibratoria ha sufrido un duro golpe debido al cambio de "esfera". Con este manifiesto me despierto el día de hoy, agradeciendo al cosmos la capacidad de reflexionar sobre todo lo que me rodea inmersa en una introspección constante.

Andréa Cristo 2016
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...