12 feb. 2016

El Impacto (Primera parte)



Infelizmente somos una especie que no aprendemos de los errores porque tenemos un Ego. El Ego es un sujeto muy imbécil y como todos tenemos uno, solemos actuar como imbéciles porque el "tío" tiene secuestrada nuestra consciencia. Tanto que para tratar con él para que escuche la voz del de verdadero YO, hay que amordazarle y esto es una tarea titánica, porque enseguida llama a sus camaradas (los demás arquetipos) y provocan un motín en tu "tarro" y hay que tener suma autoridad sobre sí mismo para detener el follón. Si no tenemos esta autoridad (también usurpada por el Ego) hay que desarrollar lo más rápido antes de volverse loco de remate.
Es fácil decir: "Ahora tengo los ojos abiertos" ¿Quién te lo dice? ¿El Ego? Si lo dijo él es mentira, y es más, todo dicho por él es absolutamente falso. La gente que está despierta no anda por ahí diciéndolo. Se nota porque suelen estar solitarios o marginados. La gente despierta prueba esta condición con sus actos pero sin pretender probar nada. Una persona que ha despertado de la noche a la mañana, cambia positiva y radicalmente de la misma noche a la mañana cueste lo que cueste. La razón por la cual sólo aprendemos con el "impacto" o "colisión" es porque el Ego no nos deja ver la carretera, ni los otros coches, ni las curvas y precipicios de nuestro camino. Nos ciega. En suma, la conducción de nuestra vida es errática, irresponsable y desvariamos hasta llegar al colapso. Todo esto con una apariencia de "normalidad" muy convincentes.
El impacto
Un antídoto, a menudo es producto del veneno. El impacto puede despertarte para una nueva vida o matarte. Esto va a depender de como el impacto ha afectado tus estructuras al punto de pedir una reconstrucción... En contrapartida, vas y acabas el servicio del impacto, es decir, te destruyes. De todas formas el impacto atiende a esta llamada tuya que ha sido interpretada y traducida como una petición de socorro de tu "alma". El impacto ocurre porque "algo muy poderoso en ti" lo pedía a gritos (aunque en un tono que el Ego no puede escuchar) un golpe de la vida para morir o evolucionar... Es que llega silenciosamente, pero que da sus avisos. Si eres una persona intuitiva, lo puedes ver venir, aunque el Ego dirá: __"Aquí no pasa nada... Sigue"__ Si no le escuchas, te salvas y aprendes sin dolor, pero esto ocurre muy raras veces. Por otro lado, si no tienes contacto alguno con tu intuición o la ignoras (aunque la oigas) la "lías parda". Si saliste vivo es porque sólo era un aviso para cambiar de ruta, dejándote la elección de aprender o llevar más golpes hasta morirse. Es como interpreto las enfermedades, los accidentes, los disgustos, los impedimentos y dificultades aparentemente infranqueables (más conocidos como la Ley de Murphy) las decepciones, las catástrofes... En fin, todo que te deja en estado de shock, con ganas de dejar el planeta y con tendencias a quedarse traumatizado. Ocurre de forma individual y colectiva, pero la gente no está entrenada para razonar libremente a este nivel todavía... Entonces, con su terquedad, colaboran en una sucesión de impactos que desgraciadamente han transformado el mundo en este infierno que conocemos.
Ejemplo: Estos atentados que vienen ocurriendo desde 2001 son muy sospechosos, pero la gente (que está en estado de shock por proximidad) en lugar de juzgar a los gobiernos del mundo, la prensa, estudiar los eventos, dudar, cuestionar, hacen lo más fácil: Crean una ola de odio masivo contra una cierta cultura porque "se supone" que los terroristas pertenecen a ella y actúan en su nombre. Otros ejemplos: La depresión muchas veces es producto del rechazo a escudriñar los motivos de un impacto. El fanatismo es, a menudo, producto de una mal interpretación de los motivos de los palos de la vida y lo toman literalmente como un mensaje divino para entrar en alguna secta. Así interpreto el fenómeno creciente de los "santurrones" que se entregan al peligroso neo cristianismo al descubrir una enfermedad, tras haber hecho algo terrible en su vida, tras haber metido de todo en las venas, tras un trauma grave, un duelo, etcétera. Del dolor, del miedo, de la cobardía y del sentimiento de impotencia absoluta se aprovechan los nuevos movimientos religiosos. Esto no nos ayuda en nada, señores.
La gente quiere lo fácil. Muy cómodo entregar las responsabilidades que tenemos sobre el contenido de nuestra mente, renunciando a nuestro propio poder, poniéndolo en las manos de un "pastor" que repite como un loro las palabras de un profeta cualquiera que ya lleva muerto milenios y lo que pensó y dijo ya no es aplicable en la realidad. Ya no sirve porque la ciencia ha tirado todo por tierra y creo que el impacto que la humanidad busca "inconscientemente" (y lo único capaz de detener este circo milenario) es el infierno real de un cataclismo natural unido a una tercera guerra mundial. El problema es que sobrevivientes inagotables del fanatismo con sus "Egos ciegos" desgraciadamente atribuirán al Apocalipsis.

Continuará

Andréa Cristo 2016

El impacto- Segunda Parte

10 feb. 2016

Sugerencias para reducir las benzodiacepinas en poco tiempo "sin morir en el intento"


Imagen: Autor desconocido - contactar para créditos

Cuando la gente escucha "lo dijo el doctor que es un experto en el tema" es como si Dios hubiese hablado. El problema de escuchar a un "experto" es que inmediatamente se supone que somos unos tontos y no podemos cuestionar lo que dijo, bajo ningún concepto. Pero hay que aprender a desafiar esta creencia porque es "FALSA". Podemos ser tontos en un momento dado, pero cuando cuestionas y profundizas en el tema para aprender de ello, dejas de serlo.
Cuando se trata de DEJAR las benzodiacepinas (medicamentos para "el control" de la ansiedad, las crisis de pánico, ciertos tipos de psicosis entre otras patologías que se calman con este medicamento) todo el mundo pone los pelos de punta porque dijo el experto que no puedes dejarlas de golpe, porque puedes MORIR. Por otro lado, si cuestionamos el tema, llegarás a la conclusión que vamos a morir de igual forma a través de las complicaciones que vienen con el uso constante de estos medicamentos, cómo los trastornos cardíacos por ejemplo, y no voy más allá porque no quiero asustar a nadie. Pero no puedo evitar decir que, lo que verdaderamente mata son las benzodiacepinas que se supone un tratamiento para el "alivio" de la ansiedad, pero todo el mundo sabe que no cura nada.
Las Benzodiacepinas fueron diseñadas para tomarse en cortos periodos de tiempo y no durante años. Pero nos atiborran con estos medicamentos porque la ansiedad es una enfermedad mal comprendida por los propios "expertos" que a su vez, no tienen ganas de perder su tiempo con ella porque "se supone" que no mata, aunque es muy dolorosa a nivel psíquico para el enfermo y molesta para la sociedad que piensa que te has vuelto loc@ y de pronto te conviertes en un engorro. Entonces nos "controlan" constantemente con esta droga para que pasen desapercibidos los verdaderos motivos de la más grande epidemia que existe actualmente. Hay que callarla porque proviene de un cierto "estilo de vida" que está colapsándose y no interesa llegar al fondo del asunto porque todos abrirán los ojos y de pronto se rebelarán contra las industrias farmacéuticas y sus camellos: Los "expertos". Pero en su esencia, los trastornos graves de ansiedad como los que yo padecía, no son más que un grito del cuerpo "más bien de la mente" diciendo basta a alguna situación, una y otra vez. No hay que buscar el tan escurridizo desencadenante porque solo hay uno: Tu vida está patas arriba (aunque parezca ordenada) y tus miedos prepara el cuerpo para huir antes que luchar y los síntomas desarrollan una percepción aterradora de una muerte inminente. Es cierto. Algo en ti debe morir y estás posponiendo la agonía y a la vez el duelo. Eso es el síndrome de ansiedad, de pánico, psicosis que motive la prescripción de las "Benzos" a largo plazo.
Debo decir que un trastorno de ansiedad no es " un vulgar ataque de nervios" tal como cree la gente, mientras los expertos insisten en la estúpida pregunta; "¿Tuviste un disgusto?"
Vamos... El disgusto es una constante en la vida cotidiana humana. No obstante, las crisis de ansiedad o pánico, te pueden atacar en la más profunda de las calmas o "los pocos momentos de alegría que nos permite este mundo" porque "tu subconsciente" se aprovecha de este momento para hablar contigo de un problema grave que debe ser solucionado. Es como actuamos si queremos resolver un problema cualquiera y hablar con sinceridad hacia alguien. Si quieres hablar, espera que la persona esté calma, desocupada, despistada o en reposo y "quizás" le pillas "receptiva" al diálogo. Pero nos ponemos histéricos tal como se pone histérica la gente que escucha un hediondo secreto de familia. Los síntomas se asemejan a un ataque cardíaco y no puedes respirar, luego con la secuencia de síntomas no puedes moverte por la "tetanía" consecuencia de la hiperventilación, sientes el tórax apretado, tiemblas, te mareas, el corazón late muy rápido, la visión se ofusca, vomitas, incluso sales del cuerpo (sufres un aterrador viaje astral o como se llame este fenómeno) entonces ahí llegaste al "no va más pasando el pico de la crisis, seguido de llantos desconsolados... y lo que es peor... con el tiempo te haces consciente de que es sólo una alarma y que no vas a morir, pero en el momento pierdes completamente el control sobre tus pensamientos e interpretas la alarma como muerte inminente durante unos eternos 30/40 minutos. Si el trastorno ataca de dos en dos días, de hecho estás muerto en vida. Entonces, en lugar de buscar el motivo de tus gritos ahogados, los "expertos" los ahogan todavía más con benzodiacepinas.
Bien... Es cierto que no podemos dejarlas de golpe porque el síndrome de abstinencia es fuerte, molesto, pero NO ES MORTAL. Es como decir que dejar el tabaco, mata. La ansiedad no hay que tratarla con nada, hay que comprender qué nos quiere decir porque es literalmente un lenguaje de tu propia mente, que descontrola ciertas zonas del cerebro que envía mensajes de peligro, avisando que estás perdiendo el control de tu vida y que verdaderamente te anticipas a la muerte de manera inconscientemente suicida. Las adicciones, el ritmo de trabajo, los niveles de estrés, los traumas condensados, las relaciones destructivas, la sociedad exigente en logros, consumo y apariencias, etcétera, hace que la mente se colapse y use el cerebro para ordenar defensas contra nosotros mismos porque "nuestro estilo de vida" es el enemigo que tanto no aterra y es tan grande que la opción es huir porque se supone que si luchamos, moriremos en el intento... Además, no nos amará nadie... ya no seremos atractivos, respetados, adulados... no sabremos vivir sin él o ella... perderemos "reputación"... ¿Qué dirá la gente? "Seré un marginado".... La ansiedad a este nivel, es el no va más del pánico por no cumplir con las exigencias de una sociedad enferma que vive de la opinión o en dependencia de los demás.
Lo cierto es...
Estás viviendo una mentira y tu mente lo sabe. Te estás matando y tu mente lo sabe. Te estás humillando, rebajando degradando y tu mente lo sabe. Todo esto por no saber o no querer enfrentar tus demonios cuerpo a cuerpo. Para esto hay ayudas terapéuticas donde evitan al máximo "medicarte". Pero si respiras hondo y vas a por estos demonios (creencias y actos destructivos), les aseguro que gran parte saldrán corriendo, porque nunca esperan una confrontación de tu parte. No esperan la guerra sino que te agaches y obedezcas hasta que no quede nada de ti.
Hace 6 años que estoy atrapada en las benzodiacepinas. Para intentar dejarlas he reducido de golpe 6 comprimidos diarios - de tres tipos diferentes, a tomar de 2 a 1 comprimido diario y otro adicional en caso de una probable crisis en público, pues si estoy en casa, escucho lo que dice el síntoma y no me resisto a su llamada. Pero afortunadamente cuando dejé mis adiciones como alcohol y drogas - el tabaco todavía estoy en ello - compañía de gente tóxica entre otras liberaciones personales, las crisis prácticamente desaparecieron. Tengo una o dos crisis ligeras por mes, en lugar de tener una crisis severa a cada dos o tres días. Por lo tanto he descubierto que mi "protector interior" y mi cuerpo me estaban declarando la guerra, cansados de mis excesos y mi "estilo de vida". Mucha gente no sabe que hay conciencia en nuestras células y a veces se cansan de trabajar tanto para quien sólo piensa en destruirlas y lo reclaman con el "cerebro y este con el subconsciente" que ordena al cerebro que tome medidas atacándonos con estos síntomas tipo "ultimátum".

Nota:
Yo soy la prueba de que reducir las benzodiacepinas no mata. Y al reducir se pueden dejarse con el tiempo... Por lo menos es lo que pretendo... La ansiedad remite cuando cambiamos de vida, de pensamientos o canalizamos las emociones dejándolas fluir. Soy un poco temeraria, pero alguien tiene que ponerse en riesgo para saber si una cosa es cierta o no. Por supuesto que vas a tener graves problemas de insomnio, rebotes severos de ansiedad, crisis de risa, irritabilidad o llantos desconsolados, pero poco más y si aguantas, no pasan de una mes... Luego puedes reducir más todavía. Los problemas cotidianos también nos causan estos síntomas parecidos al de abstinencia, pero hay que afrontarlos y dejarse de paliativos. Es como intentar tapar la mierda con una toalla perfumada.

Repito: para que los síntomas no sean tan severos no hay que dejarlo del todo pero puedes disminuir "bastante" hasta dejar por completo y no necesitas años para esto. No existe realmente esta larga lista de síndromes de abstinencia mortales que describen en los manuales y cuando te sientas preparado para dejarlas, simplemente disminuya la dosis hasta no necesitarla más, pero haz de forma ordenada y disciplinada. Lo que es realmente mortal son los efectos secundarios de la toma diaria durante años de esta porquería. Nos meten cosas en la cabeza, luego las tragamos por miedo a enfrentarnos a las consecuencias de nuestras decisiones y dejamos que las tomen por nosotros. Si sientes que tienes que dejarla, déjala y no te andes con tantos "expertos" que de tan expertos se lían. Hay un gran "experto" dormido dentro de ti. Despiértate.

Sugerencias para sanar malas emociones y malos sentimientos sin milongas


Había un hombre que me hablaba mucho de su inteligencia emocional, y criticaba la ausencia de la mía, presumiendo de ser una persona asertiva y resiliente cuando demostraba ser todo lo contrario, además de estar colgado con muchas medicinas y drogas al mismo tiempo que estaba inmerso en técnicas de curación transcendentales. Es decir, tenía un lío mental tan siniestro cuanto los que tenía yo . No es una crítica, simplemente una observación de un auto engaño.

1- Las técnicas de respiración son muy buenas para todo el organismo, pero también son buenas para practicar el silencio interior. Pensamientos negativos y palabras agresivas son calmadas con ejercicios correctos de respiración. Ejemplo práctico. En lugar de contestar una ofensa, Respire profundamente cierre los ojos y busca proyectarte en la persona. Escriba la respuesta agresiva que solías dar en alguna parte o descarga sobre un artículo, grites al viento, en un lugar solitario pero no sobre quien te ofendió... No hables nada en el momento de la ofensa o prejuicio. No se trata de aguantar, sino dominarse. No te identifiques con lo que escuches sobre ti o sobre los demás. Tú sabes quien eres. No dejes a nadie definirte. Destruya el poder de la opinión ajena sobre ti con el silencio y la compasión. La palabra y el pensamiento están relacionados con el elemento aire y su sonido es HUM.

2 -Los problemas emocionales, unos se resuelven con agua otros con fuego. Los que resuelven con agua son la tristeza, el dolor psíquico, la depresión... Si sueñas con aguas oscuras, significa que tus emociones están pudriéndose estancadas en el pasado. Si sueñas con aguas claras y fluidas, estás recuperándote emocionalmente y te curarás de tus traumas con la fluidez que caracteriza el pasar de un río limpio sin estanques. Por esto cada vez que te sientas vacío, con los ánimos por los suelos, bebe muchísima agua pura y fría, si posible expuesta al Sol de la mañana. Ya no sabemos lo que es agua pura pues todo viene embotellado, pero normalmente para purificar el agua del grifo, basta hervirla y dejarla enfriar. Cuando llores mucho no olvides de beber mucha agua. Estás enviando un mensaje de que estás reponiendo la energía que has perdido con los "motivos" del llanto, ya sean producto del ego o de un real dolor. Cante el sonido YAM

3 - Las emociones que se curan con el fuego son la ira, el odio, la rabia, los resentimientos, la envidia, los celos... Además, los sentimientos de obtener poder sobre los demás. Esto es muy simple. Cada vez que sientas rabia, odio, celos, mastique ajo crudo con una pimienta grande y roja muy picante... tragues pensando en la persona que se supone te ha provocado estas emociones y viva intensamente el ardor que esto te producirá en la boca. No bebas agua... tomes miel si no puedes soportarlo pues el fuego maligno se combate con fuego purificador. Ya verás como se te pasa. No es broma. Si haces lo mismo cada vez que ocurre, estos sentimientos y emociones disminuirán notablemente y te abandonarán al poco tiempo. El sonido para este tipo de emociones y sentimientos es RAM.

4 - La terquedad, la arrogancia, la tiranía se curan con Tierra. Hay que acostarse en un prado en forma del "Hombre de Vitruvio" es decir, en forma de estrella e imaginar que te mueres. Quita todo el aire de los pulmones y retenga la respiración lo máximo que puedas mientras visualizas tu muerte escuchando el sonido de tu corazón que aumentará los latidos por la falta de aire... Imagine que la Tierra te traga como un cadáver podrido, te comen los gusanos y te vuelves polvo. Acabando esta visualización respira como si fuese el primer aliento de toda su vida y luego sales de la Tierra renacido, renovado , sin tus complejos de superioridad/inferioridad repitiendo los ejercicios cada vez que te sientas el ombligo del mundo o una "mierda". El sonido para este momento es LAM y VAM.

La gente que tiene este tipo de sentimientos de superioridad o de inferioridad que necesitan machacar a los demás para sentirse bien o aquellos que se dejan machacar, a menudo buscan prados y bosques para descansar. Es lo que decimos "la llamada de la Madre Tierra" para conectar con nosotros y recordar que no somos superiores ni inferiores a nada ni a nadie. Nos llama para alejarnos de las malas ondas para poder hablar con nosotros. Pero no entendemos esta llamada, traducida en la necesidad por subir montes, acostarse desnudos en prados, nadar en ríos y playas, respirar aire fresco y puro... y en fin, bañarse a la luz del sol o calentarnos delante del fuego hipnótico de una hoguera.

Andréa Cristo 2016.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...