28 oct. 2015

Cuando el evitable se vuelve inevitable a través de la inercia, la omisión y la indolencia.

Obra: Ganesha - Artista desconocido (entre en contacto para créditos)


Para quien le interese.
De todas las complicaciones, hay algo muy complicado en la vida: Pedir ayuda. Cuando hablamos del término "pedir ayuda" la gente piensa luego en dinero. Pero peor que pedir dinero, es pedir unión para solucionar un problema o ayudar en que algo bueno se desarrolle. La gente no entiende que ayudando a alguien a solucionar un problema, está solucionando este problema a gran escala. Es como tirar una piedra en un estanque... Las olas que generan alcanzan los límites del borde del estanque y así hasta el infinito si no hubiera bordes, aunque no vemos con claridad la ola hasta el infinito de su trayectoria pues parece desvanecerse en el agua, pero su acción continua independientemente de nuestra contemplación o comprensión.
Yo he nacido en el 18 de mayo de 1971. En el 18 de mayo de 1973, cuando he cumplido 2 años de edad, un asesinato abominable ha ocurrido en Brasil. Gente metida en la política violó, torturó, mutiló y bañaron en ácido a una linda niña de 8 años. Su nombre era Araceli Cabrera. Su madre vendía drogas y utilizaba la niña como camello, aunque la niña no lo sabía. La inocencia puede ser letal. Los compradores eran hijos de gente muy poderosa e hicieron un festín macabro con la niña. Tardó mucho en morir como las niñas de Alcàsser, Valencia, España en 1992... A.C. de Araceli Cabrera, coincide con las iniciales de mi nombre y último apellido usado comúnmente, pues tengo un segundo apellido que sólo uso para ocasiones especiales necesarias. Este caso me ha afectado posteriormente, pues años después del episodio dantesco, todavía se hablaba de ello en la prensa y como mi pasión por la lectura y la escritura es innato, a los 7 años de edad he escuchado del caso con mucho interés (pues mis padres no me permitían verlo porque eran muy "moralistas", pero eran tan idiotas que no distinguían que oír es a veces mucho mejor que hablar o ver) en un programa brasileño de domingo llamado Fantástico, en mi Tierra y luego he buscado en la biblioteca de mi colegio, normalmente en la sección prohibida a los de mi edad, sólo permitido a los de 8ª serie, pero he saltado la barrera, hurgando periódicos viejos que hablaban del tema. ¿Qué tiene de especial esto para mi visto que cada 8 segundos una niña sufre casos de violencia iguales o peores en el mundo? Para mí significa mucho. Después de haber hecho mi primera investigación periodística infantil, seis años después del asesinato de Araceli, para mi consternación, cuando he cumplido 8 años, mi padrastro empezó abusar de mí sexualmente... Fue el "regalo" de mi 8º cumpleaños (1979), donde me ha dejado beber y me ha emborrachado con tan solo una copa de vino, pero me acuerdo de todo como si estuviera anestesiada, pero en HD. De modo, que posteriormente en la edad adulta, he asociado mi interés por la tragedia de Araceli como un "aviso del Universo". Aviso que yo todavía no podía interpretar.
Esto continuó hasta mis 12 años bajo la complicidad y omisión de mi madre. Además, yo tenía otro problema. Mi madre me maltrataba, torturándome psicológica y físicamente, pero yo soportaba mejor la descarga de su frustración sobre mí (pues ha sido a su vez maltratada y torturada por mi abuela, y yo lo sabía) que la traición de aquél que yo consideraba como mi amado padre hasta la fecha fatídica (detalles más amplios en mi libro que no acabo de escribir por un problema de angustia, aunque haya resuelto el problema del odio hacia ellos y los haya perdonado, por mi bien, claro). Intenté suicidarme casi todos los años siguientes, sin lograrlo, aunque mis ganas de morir eran convictas pues aquello no era vida y mis gritos de socorro estaban asfixiados por el miedo.
Uno de ellos ya está muerto sin haber pasado por la justicia de los hombres. Hay quien dice que está pagando del otro lado. Bobadas... En fin... Cuando me he armado de valor, mi dignidad había empezado a rebelarse y he pedido ayuda a las dos familias, pero ya imaginan lo que hicieron para guardar su "buen nombre": Me exiliaron como purga. Había nacido una oveja negra muy peligrosa para los intereses morales de la familia.
Tuve que hacer muchas cosas para sobrevivir en la calle, y el abuso se repetía una y otra vez pero con otros hombres... La niña Andréa Cristo prostituyéndose con 13 años para comer y pagar hoteles en la famosa Central do Brasil, reducto de prostitutas de fin de carrera, peligrosas del tipo que te cortan con una navaja o te tiran ácido en tu cara bonita. Central do Brasil: Lugar plagado de hoteles lleno de pulgas y energía maligna. Aunque la paradoja, es que otros pedófilos me ayudaron a subir peldaños y salir de las rutas peligrosas... De modo que salía ilesa de todos estos lugares a cambio de sexo. Llámenlo karma, suerte o no sé qué milongas. Pero la suerte es relativa como la desgracia.... He contraído Sífilis, siendo diagnosticada por un "cliente" médico que me aplicaba Bencetaciles como pagamento a mis servicios hasta mi cura total y por supuesto, usaba un preservativo. Por esto hoy soy inmune a esta enfermedad, aunque llevaré de`por vida los anticuerpos de lúes. Por milagro no he contraído el SIDA, pero me he expuesto inocentemente a la enfermedad durante años porque la información y medios de prevención de la enfermedad eran casi inexistentes... pero cuando el "supuesto" destino no quiere, supongo no hay nada que temer.
Me he relacionado con narcotraficantes, prostitutas, maleantes, ladrones, proxenetas, asesinos, niños de las calles, he caído en instituciones en "defensa" del menor, que más parecían una cárcel de alta seguridad con niñas muy peligrosas (asesinas, traumatizadas, enfermas) y me he dado cuenta que todos teníamos algo en común. La "educación del mal" diferente de la "mala educación". Pero éramos más generosos y colaborábamos entre nosotros. Incluso un travestí de la más baja esfera de la prostitución carioca, me ha adoptado en la calle cuando he huido de la institución (la antigua FEEM donde mi tío, hermano de mi padrastro ha dado su autorización otorgada por mis padres cuando he sido capturada como una criminal... el caso era callarme a todo precio. No sé cómo no me mataron y no había policía ni jueces de menores que me hicieran caso)... Ella ha sido la madre que nunca tuve, tratándome como una princesa y evitando a toda costa que cayera de nuevo en el mundo de la prostitución y me ha enviado de nuevo a la escuela, y de hecho era una escuela particular pues era la única que me aceptaba sin papeles de tutela legal. Angélica (su nombre femenino, pues el masculino era Ângelo y que en paz descanse) podía pagarla con mucho sacrificio, aunque su chute de cocaína no podía faltar. Era lo que le daba fuerzas y la ponía de buen humor... positiva. Pero no duró. Muriéndose de SIDA, la niña Andréa Cristo volvió a las calles de los pedófilos para cuidarla a ella, pues su proxeneta le había abandonado, también muy enfermo, y ella no tenía a nadie más que a mí en sus últimos momentos. Un día, volviendo de un dura noche de trabajo, con su comida diaria y medicamentos para el dolor y cosas para cuidar sus infecciones genitales, anales carcomidas por Candidiasis y Sarcomas de Kaposi entre otros sufrimientos porque los hospitales no hacían cargo de gays infectados y el tratamiento en un hospital particular era una fortuna, la encontré muerta, pero no por la enfermedad. Se había pegado un tiro en la boca y yo ni sabía que llevaba un arma. Al ver su cadáver desmayé, despertando con la policía y un asistente social (de los malos) dándome palmaditas en la cara. Ya retirada del recinto nefasto, la policía me entregó una carta muy bien escrita por ella (de ahí supe que no era ninguna ignorante) sin casi errores de ortografía (pues en la época yo era un genio en potencia) diciendo que no podía dejar que perdiera mi valioso tiempo con ella y que ella tampoco podía tolerar tanto sufrimiento. Lamentaba por oler a podrido y decía que no quería que yo la viese morir poco a poco ni que le limpiara más el culo (cosa que yo hacía con mucho amor, sin asco y sin mala gana porque yo la amaba con locura y eso para mí no era obligación, sino que tenía esperanza que mejorase y cambiáramos de vida) y se quitó del medio. Tuve que abandonar el lugar a toda prisa pues los inspectores del juzgado de menores vendrían con la salida de la policía. Me escabullí tan pronto así se distrajeran. Entonces deambulando entre llantos por la pérdida de mi amada madre Gay, quedé sola ante el mundo. Mundo que ayer me dijeron que no podía enfrentar. Pobres ilusos.
He visto mi caso repetirse millones de veces en el mundo de maneras distintas, pero también he visto algo muy extraño. Brasil era (y de cierta forma sigue siendo, pero en lo oculto) el paraíso de los pedófilos, tal como es Tailandia, algunos países de África, en fin... En todos países se cuecen habas podridas.
Ahora en Brasil el día nacional contra el abuso y maltrato infantil es el día 18 de mayo en recuerdo a Araceli Cabrera. ¿Coincidencia? No. Las coincidencias no existen, sino la sincronicidad. Creo que esto ha causado un impacto muy grande en mi familia, sobre todo en mi madre, que sigue negando los hechos, pero la conciencia de las personas son sus infiernos personales. Ahora se entregaron casi todos a la religión Evangélica (secta de gente que ha cometido realmente atrocidades en su vida y que intentan limpiarse sus conciencias, no asumiendo sus errores, pero esperando el perdón de un Dios en el cielo sin haber pedido perdón a sus víctimas visibles en la Tierra). Creo que piensan que Dios es tan idiota tanto cuanto ellos, pues si yo fuera Dios, contestaría a sus plegarias de perdón:"__No es a mí a quien tenéis que pedir perdón".
Por lo tanto mi vida ha sido una lucha constante, porque tuve que afrontar sola la curación de mis heridas, aunque algunas de ellas, a veces vuelven a abrirse y sangrar. Tengo muchas secuelas de esto y lucho cada día para sanarlas. Me he refugiado en la cultura llenándome de curiosidad por todo y aprendiendo un poco de todo lo que puedo tener acceso o que suscita mi interés e incluso lo que no. Soy autodidacta en la mayoría de lo que sé hacer.
Mi historia va mucho más allá, pero no es más que una estadística mundial. Sus detalles tienen muy poca importancia ante muchos otros, mucho más terribles.
Todo esto para decir que, ayer, he pedido ayuda a un asunto. La cosa más difícil es que yo pida ayuda a conocidos __ salvo en casos extremos __ mucho menos a desconocidos. Pedir ayuda en este mundo es hacer un préstamo con intereses muy altos. Y a veces no hay cómo pagar. A veces quien te ha ayudado cree que les debes la VIDA... Pero lo más interesante es que he escuchado de alguien, que mi problema no era un problema REAL, sino VIRTUAL. Es decir, que no pasaba de una tontería. Me recordé al instante de mi pasado donde mi familia decía que yo estaba mal de la cabeza al acusar un santo hombre como mi padrastro de abusar de mi sexualmente. No existía el mundo virtual en la época, pero si existiese y pidiera ayuda por la red, mi petición hubiera sido desestimada y desacreditada por aquellos que entran mi perfil y juegan el rol de "mis amigos". Curioso, ¿no? Esto me pone los pelos de punta de saber que mucha gente se suicida antes de obtener cualquier consideración de las personas reales que están detrás de perfiles virtuales. Personas que son muy valientes en la garganta y rápidas en el teclado, pero no mueven su culo de la silla, para ir a una comisaría y decir que un niño, adolescente, mujer o hombre están siendo víctimas de algo y no tienen otro medio de expresarse ni de pedir ayuda. ¿Entonces para qué sirve esta tecnología? En este caso abogo por su extinción, pues hacer viral un video o un asunto cualquiera que les indigna, es fácil, según intereses que casi nunca aborda con objetividad un tema, sino que causan más y más problemas y confusión, añadiendo mierda a la mierda con opiniones y conceptos arbitrarios, pseudo intelectuales, pseudo científicos y pseudo espirituales. Luego el asunto se olvida con la misma fuerza que se ha hecho viral. La víctima que se joda, es decir, que lama sus heridas como un perro sarnoso. Fuego de paja al fin y al cabo. Difícil es tirar una piedra con contundencia en el estanque, una piedra pequeña, que no pesa nada. Pero, en su lugar, hacen barquitos de papel, que acaban deshaciéndose sin llegar a ninguna parte realmente, girando en función del viento mientras se descompone y se hunde sin causar ninguna ola de peso. Algunos dirán que es una falacia lo que digo, pero he ayudado con mi grano de arena a las revoluciones tan sonadas en los últimos 8 años...¿Y ahora qué? Todo sigue igual. Yendo a peor. ¿No está en la hora que maduren ustedes? Ya no es ni caso de despertarse, pues ya no están dormidos, solo son vagos, cargados de indenfensión aprendida y falta de solidaridad REAL. ¿Activistas? No ensucien esta palabra en sus perfiles. No les pido ni que sean honestos. Pero no hagan alardes de portar en las espaldas una montaña, si no podéis siquiera sujetar una piedra y lanzarla con FUERZA al agua. Ustedes están usando mal el mundo VIRTUAL reforzando los obstáculos mundiales contra la paz, la libertad y los derechos de las personas con la excusa de que los dos mundos, VIRTUAL y REAL no están asociados. Lo dicho.
Om Shreen Hreen Kleen Glaum... Es verdad, ustedes sólo existen en el mundo virtual, porque en el real no son nada de lo que aparentan, ni tienen la fuerza que ostentan virtualmente. Les tengo muchísima lástima. Miles de personas han trabajado duro para que Internet sea el último bastión de la comunicación y de la libertad, y ustedes están mal utilizando esta herramienta tan poderosa cuanto DIOS.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...