8 oct. 2015

Cuando el buen razonamiento falla. Falla todo alrededor (Segunda parte)

Agni en Silencio - Arte digital Andréa Cristo


Gritar no es dialogar y el diálogo es el antónimo de monólogo. Lo sé porque he gritado mucho en mi vida y hecho discursos inútiles a oídos sordos y viceversa. Cuando gritas pierdes la razón, no importa los Ases que tengas en la manga ni la fuerza del argumento. Puede que parezca que tienes la razón de tu lado, pero si gritas, has perdido el control del diálogo... Tampoco se trata de tener "control" en contexto de "poder"... El control es sobre tu mismo, no sobre el otro. A veces estamos hasta la coronilla de repetir nuestros argumentos que parecen estar dentro de un cuadro lógico, pero el interlocutor los rechaza por muchas variantes emocionales egocéntricas, incluso más razonables que las tuyas y viceversa. Entonces gritamos porque nuestras emociones tampoco están en armonía con la misma lógica que intentamos presentar al interlocutor. Cuanto más gritamos, la política de la conversación se inclina a la guerra y la lógica nos abandona, dejándonos solos y sin cuota de razón alguna. De ahí surge la violencia o el miedo. Gritar es sinónimo de miedo al argumento del otro.... miedo a que su lógica sea más lógica que la tuya. Gritar es sinónimo de: "Tengo miedo de perder la razón". De todos modos, gritando ya la has perdido y si culpas al interlocutor de haber perdido la razón, es porque te ha asaltado la cobardía. Dialogar, es escuchar y hablar por turnos. Si dos personas hablan a la vez, no es un diálogo, es un coro infernal. Aprendamos a dialogar sin gritar. La razón no está de la parte de nadie, ni pertenece a nadie. La razón radica en la negociación, acuerdo y/o consenso tras argumentos honestos entre dos o más partes. Gritar para tener razón o amedrentar el interlocutor es cosa de gente débil, tóxica, cobarde y deshonesta, adepta al "bullying", vampiros psíquicos o en el mejor de los casos, gente llena de ira contenida como era mi caso pues me pongo como ejemplo.

Cuando he aprendido a bajar mi tono de voz en una discusión__una que valga la pena__el interlocutor se desarma aunque esté en la defensiva y en su posesión de razón absurda. Si no se desarma y crece pensando que mi calma es sinónimo de miedo, deja en evidencia su incapacidad de comunicarse correctamente y por ende es desenmascarado por su propio miedo. Es decir, si grito, la defensiva del interlocutor aumenta y la agresividad aparece... en efecto contrario, me ignora. Pero si por otro lado, el interlocutor es quien grita intentando imponer sus criterios a la fuerza, cojo la puerta de la calle y le dejo hablando sólo. Si no tengo más remedio que escuchar por A o por Z, me callo y hago oídos sordos porque sus argumentos, por más razonables que parezcan, han perdido el valor, visto que, el valor mayor está sobre todo en el respeto hacia al otro. Si el interlocutor no me respeta o se desespera para tener razón a todo precio, su argumento, consejo, crítica es desestimado y su persona también; hoy día, irreversiblemente, pues ya no doy segundas oportunidades como no las he tenido cuando era un perro ladrador.

He comprendido y aprendido esto observando mi propio comportamiento. Observe el suyo y estudie su carácter y personalidad. Aprenda a convivir sin dañar a nadie. Por otro lado, no conviva con nadie que intenta socavar tu autoestima para sentirse bien consigo mismo por no tener otra fuente de "poder". En todo caso, este poder es ilusorio...

Si quieres parecer un matón gritando y amenazando, recuerda que: "Los verdaderos mafiosos y gente realmente peligrosa, oyen en silencio, hablan muy muy poco y bajito, pero tienen una extremada rapidez en actuar sin compasión. Tengan en cuenta esta sugerencia. Dialogar en tono bajo y calmado puede salvar tu vida y desarmar tu oponente. Pero si se trata de un amigo o familiar que se cree en el derecho de alzarte la voz, sepa que no es tu amigo y si es un familiar, es un dictador, un chupa sangres furioso con todo y todos. Necesita ayuda psicológica urgente o unos buenos puñetazos de la vida, visto que no ha aprendido de las anteriores palizas de la Madre de todas las Madres. Esta sí que sabe dar golpes maestros y sin diálogo alguno. En absoluto silencio....

Andréa Cristo 2015
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...