18 jun. 2015

La Resistencia del Ego


Introspección - de Arte Digital Andréa Cristo

No soy nadie para hablar del Ego de nadie en este texto ni en ninguno (aunque muchas veces los utilizo como referencia), pero puedo hablar del mío con total libertad y de como le entiendo, pues mi vida desde hace un tiempo, es una constante introspección en comunión con lo que percibo a mi alrededor y según van desarrollando los eventos de mi singular existencia __digo “singular” porque no tengo constancia de experiencias parecidas a las mías__  voy tomando cada vez más consciencia de que “ser humano” es algo parecido a una prueba en un laberinto de muros lisos y resbaladizos, altos como rasca cielos donde la salida es sólo hacia arriba, es decir, salir volando… sin alas.

Mi vida actual se encuentra en un ritmo de cambio aparentemente caótico aunque con cierto aspecto de orden natural. Es decir, creo que debo estar donde estoy, hacer lo que estoy haciendo, actuar como estoy actuando… Luego no tengo muy claro si hay que ir alguna parte, pues en la realidad tengo el sentimiento que no hay para donde ir, porque en el lugar donde yo esté, el estado de espíritu va conmigo. Sea infernal o pacífico… Y esto es una complicación adicional, pues el estado de espíritu determina la percepción de todo, como también determina la reacción ante las circunstancias. La realidad puede ser cambiada, como dicen los adeptos de la metafísica; es posible, pero debes desprogramarte para “ver” las cosas de otra manera y eso no siempre depende solo de ti, sino del factor “Shock” o “Iluminación”, que viene a ser el vehículo del cambio de la percepción… sin embargo, el “Shock· o la “Iluminación” es un fenómeno ajeno a “nuestro control”. Es algo que no viene de nosotros mismos. Esto de buscar la "Iluminación" es una payasada. Por esta regla de tres, también tienes que salir para buscar el "Shock" porque también es una forma de despertar en los senderos de la vida y encontrar sentido a algo que aparenta no tener ninguno… Las ráfagas de "lucidez" simplemente nos utiliza como “canal” si estamos en la “sintonía”... nos buscan y nos encuentran... son como la muerte... no tiene nada que ver con tu "VOLUNTAD". 

Muy pocos podremos llegar a este estado donde todo nos de igual aunque estemos en una trampa de “John Jig Saw Kramer”. El Ego no lucha por la supervivencia tal como hacen los de las otras especies. Nosotros no evitamos nuestros predadores, es más, nos acercamos cada vez más y más a ellos.

Un error común en este “despertar” tan hablado hoy día en las redes sociales__pues no veo nadie en las ruedas de conversaciones hablando de ello en la vida real__ es simular sentir lo que no sientes. Un ejemplo que tengo en la manga, es agradecer un rayo que te está fulminando. No sé si me entienden… No sé si me entiendo ni yo, pero el Ego lleva todo el tiempo la batuta y te hace creer que estás siendo “iluminado” cuando lo que tienes es una cerrilla en la oscuridad que está casi quemándote los dedos. Y finalmente, se apagará. Agradecer más un día de vida, más un plato de comida, más un bofetón que llevaste (según, para aprender o atraer más, sea la comida o el bofetón) es una estupidez. ¿Por qué? Pues, observando todo cuanto hay dentro y fuera de mí, a cada agradecimiento de lo bueno o de lo malo, estás enviando un mensaje al “Universo" __digamos al “subconsciente”__ de que el palo que hay en tu culo, te va bien. Entonces he dejado de agradecer lo que me gusta o no me gusta, primero porque merezco lo que me viene de bueno por derecho y agradecer lo que no me gusta es un auténtico rollo masoquista…. Digo claramente a mi “subconsciente” lo que no me gusta… y he empezado una batalla contra el Ego, porque es él quien consume este tipo de información pseudo-espiritual… Es él quien te incita a leer libros espirituales, donde la gratitud y el amor son la clave de todo. Coño, el Universo no entiende de agradecimientos, entiende de “decretos”:__¡ Quiero esto, quiero aquello, lo quiero ya y lo quiero así, no de otro modo!__. Me dirán: __Ah... Esto es cosa del Ego__ Yo contesto: __No. Esto es MI VOLUNTAD. El Ego no tiene sus propias voluntades, sino las de otros aunque creas que eres el centro del Universo. Hay algo muy interesante que he escuchado en una de las pocas series televisivas que he asistido y que han valido la pena... no voy a citar pues no viene al caso. La sentencia es muy rara pero estruja el cerebro: "En el juego sadomasoquista, es el sumiso quien realmente tiene el mando. Pero es raro que lo sepa".

Curiosidad: Mientras agradeces que llueve en tu huerta, del otro lado del mundo una tormenta de mil demonios está matando a diestro y siniestro. ¿Dónde está la lógica?

Una de las facetas del infierno interior, es la resistencia. La primera resistencia brutal, es resistirse a entrar en combate contigo mismo. Cuando trabas una batalla es obvio que exista un oponente y se existe un oponente, el objetivo es destruirlo. No se puede hacer de un oponente un amigo, tal como estamos condicionados por la memoria colectiva. El oponente es el enemigo total y absoluto. Pero la peor de las revelaciones es cuando descubrimos que nuestro enemigo somos nosotros mismos, o mejor dicho, ciertos aspectos de nosotros mismos. Todo el mundo que se aventura en la psicología moderna, lo sabe. Pero la razón que la mayoría de la gente no se escudriña para entrar en contacto con el enemigo__o “los enemigos” interiores, porque pueden ser muchos__ primero porque es sumamente agotador y peligroso… Pues puedes volverte loco en el embate y pegarte un tiro en la sien pensando que así destruirás el oponente. Segundo porque este usa un “Caballo de Troya” que invade la personalidad y de dentro del caballo, salen características que acostumbramos asociar al “carácter”, como quien dice: “La manera de ser”. He descubierto que esto, por lo menos en mi naturaleza es la más pura de las ilusiones que me han tenido ciega durante toda mi vida. He descubierto que no soy más que un producto de “la resistencia” sea en contra o a favor mío.

En realidad me veo a veces como una caja de Pandora cerrada que está a punto de ser abierta por algún(a) incauto(a). Ustedes me preguntarán: __”¿Qué tiene esto que ver con la resistencia del Ego?”__ Yo diré que mucho. Acostumbro a percibir el Ego como un ignorante analfabeto que ha sido ascendido a Decano de una Universidad donde interactúa con científicos inmersos en estudios de física cuántica, y por supuesto el Ego no tiene ni idea. La Caja de Pandora es una manera de figurar que, si un día me libero de él, que es aquél que me pone freno cuando debo marchar a toda “pastilla” y me acelera debo quemar los calcáneos cuando voy cuesta abajo y sin frenos, lo que quedará de mí será muy peligroso para mis semejantes con sus Egos de mierda, siempre dando por culo. Puede que acabe en un psiquiátrico o en una cárcel de por vida.

El Ego es el enemigo, porque, aunque estúpido, es el farsante más hábil que existe en la naturaleza humana o mejor dicho “ la desnatureleza humana”. También tiene otra habilidad, que es contener emociones que deben fluir. Pero “lo qué dirán” o “las consecuencias” que crearon a partir de otros egos que crearon, las leyes, el orden, el gobierno, el sistema, la “hostia en vinagre” de todos los tiempos, impiden que “seamos lo que somos” en la más pura esencia porque estamos condicionados hasta la médula a un montón de chatarra, sentimental, emocional, espiritual… No hay quien se libere de este “gusano parásito” mientras viva en “contención”.

Vale. Alguno dirá:
__“Para vencer el Ego hay que resistirlo”.
Yo digo que (para terminar con esta “Frikada) enemigo bueno, es enemigo muerto... O en el mejor de los casos, "derrotado"... Fin de la resistencia.



Andréa Cristo 2015.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...