23 jun. 2015

Arte Catatónica - Armas primitivas



Personas (más orientado a mujeres) si andas con un cayado de estos en la calle, les garantizo que ya no serás víctima del sexismo, ni del racismo, ni de "malas caras". En mis idas y venidas a la floresta he comenzado una obra del género étnico esotérico (llamen como quieran) pero centrado en "lanzas" y armas primitivas, como por ejemplo el artefacto (que según nuestro "santo" cuento de hadas) mató a Goliath. Bien, este ha sido el primero trabajo con éxito, pues la madera tiene que ser casi inquebrantable y estar preparada para romper huesos. El Pino y el Roble, dependiendo... Pero no voy por ahí cortando ramas. Aprovecho la poda de los guardias forestales... Este trabajo está hecho auténticamente en madera de Roble (para los Wiccas una madera sagrada, como para los Hinduistas, el Sándalo). Puedo asegurar que esta afilada como un cuchillo y atraviesa la carne como si fuese mantequilla. Yo misma la he tallado y en la talla y la pintura, me hecho dos buenas heridas con la lanza. Nunca he trabajado con este estilo y nunca he tallado madera, así que también puede deberse a la inexperiencia, aunque, hay un "cuento mágico" que reza: "Rama que coges, rama que hay que pagar con sangre". Esto se debe a una reverencia de las tradiciones paganas a la naturaleza en coger trozos de los árboles sagrados, sobretodo los ancianos. Si bien que la sangre, debemos derramar en las raíces. Pero por esta regla de tres, los guardas forestales ya no tendrían brazos, pues es su trabajo... JAJAJA

La forma del bastón como si fuese una serpiente que se desliza, me ha permitido hacer mi primera arma "primitiva" donde se sujeta con bastante comodidad. Es ergonómica, ligera, pero muy muy resistente. He cometido la locura de después del trabajo completamente acabado, liarme a palos con este mismo roble que sirve de fondo en las fotos, he lanzado a los aires (aunque no está hecha para precisión pues no es recta) y nada de rotura. Incluso he pensado en algunas personas que me caen mal (algunos dirán que todo el mundo) para triplicar la fuerza, pero de romper nada. Rompería en todo caso los dientes de quien se mete en medio... sin embargo, lo "acojonante" es la punta.

También está en marcha trabajos con la piedra "sílex" muy utilizada por nuestros ancestros de la edad de piedra... Pero lo que impresiona en el metro o en la calle cuando voy apoyada en ella como si fuese un bruja (Já!, como si fuese, dice ella!) vestida toda de negro (como siempre) son los colores y los detalles. Este bastón tiene mi altura, pero lo que causa mucha impresión es la forma y los detalles. La verdad es que la gente ni se atreve a mirarme como si llevara yo una pistola en mano.

Regla número uno: Donde estoy ubicada, la policía no puede detenerme "supuestamente" por poseer una arma blanca, primero porque no lo es. El concepto de arma es diversificado. Puedo llevar un destornillador en el bolso y no será arma blanca, aunque tenga intención de agujerear algún hijo de puta. 

Regla número dos: No amenaces si no vas a llevar a cabo tu amenaza. Si amenazas, sigue adelante. A mí casi me ahorcaron con un palo de Hockey por amenazar sin seguridad porque la ira era menor que la voluntad de hacerlo. A veces amar al enemigo juega malas pasadas y quien acaba rompiéndote la cara es él, porque "el hombre" ve la debilidad de tu acción como una oportunidad para "defenderse" (ahora se llama así ensañarse) y no comprende que a veces, tu acto, no pasa de una forma desesperada de decir: "basta". Es lo mismo que decimos con las pistola: si la sacas, dispara... Si no, piensa mil veces antes de hacer algo. A veces hay cosas que deben ser resueltas en la frialdad más absoluta. Por cierto no me fío de la justicia. Esto lo que tenemos los humanos, como tribunal, es un circo.

Bueno dejemos la violencia de un lado y vamos a lo que interesa. Para las locas como yo, la venta está abierta con los motivos, colores, alturas y pesos que queráis.... Hay lanzas cayado o bastones con forma de punta diente de tiburón, gancho, arpón. Cuidado: El arpón entra y no sale, de modo la herida es mortal. No me pidan nada en metal, pues no tengo un herrero cerca... Ya tengo una exposición en agosto aquí donde estoy, donde también habrá nuevos conceptos en cuadros y más ocurrencias...


Bien, para terminar, aquí tenéis la foto de los detalles de mi cayado.













Andréa Cristo 2015














Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...