1 may. 2015

Desengancharse del Facebook : Actualmente la droga de las drogas.



No recomiendo nada a nadie que no sea capaz de hacerlo yo misma. No puedo dar consejos sin antes dar ejemplo. No ofrezco nada que sea nocivo para la salud de nadie. A quién no bebe, no le ofrezco un trago… A quién no fuma, no le ofrezco un cigarrillo… Si fumo hierba no ofrezco a quien no fuma, a pesar de todos los argumentos de que sea “buena para la salud”, pero, como dije en otra ocasión “sin mezclar con tabaco”. Quién no tiene Facebook no le sugiero hacer un perfil y es más, le desaconsejo… Pero puedo hablar del problema.

Estoy en Facebook desde que existe para el público, es decir, desde 2004. Antes existían otras redes virtuales de los mediados de los 90, pero no voy a detenerme en nombrarlas, porque ya no “constan”. Fueron olvidadas completamente. He estado en el Orkut, pero muy poco tiempo, visto que era un basurero de muy mal gusto. Quien no me cree es solo buscar “Pérolas do Orkut” (en lengua portuguesa). Hasta el 2009 no tomé Facebook en serio. Cuando de pronto le he tomado como una forma de expresar lo que no puedo en la vida real, he perdido dos perfiles por denuncias de desconocidos que estaban entre mis contactos y así lo afirmo, porque sólo los contactos podrían denunciarme, visto que mi Facebook tenía una configuración estricta de seguridad y nadie que no estuviese entre mis contactos podría ver lo que había dentro. Siquiera mi foto de perfil. Hoy día está abierto a calicanto porque me importa un rábano la seguridad de algo que no tiene ninguna. Me importa un rábano las denuncias, los “likes”, los comentarios, la visibilidad pública, las críticas… La seguridad en Facebook es una ilusión.

Facebook es una droga como otra cualquiera. Una vez te enganchas, necesitas todos los días tu “chute”. Esto es derivado del desastre de las comunicaciones en la vida real entre muchos otros factores que hace que Facebook parezca útil… y lo es, pero para las empresas, la publicidad, los motines (manifestaciones), los desahogos, los vídeos flagrantes, las noticias, el periodismo independiente, las celebridades, temas académicos (ignorados), en fin… Tiene grandes utilidades, mal utilizadas por la mayoría, pero las tiene. Me atrevo a decir que 80% de los usuarios de Facebook del mundo entero, no saben cómo realmente funciona. No conocen sus atajos, sus funciones, y cómo no, su peligro. Pero esta gran mayoria “se creen” todos “informadores”, críticos, pensadores, comunicadores, humoristas, artistas.... No obstante, la “creencia” es una “trampa” mire por donde la mire…. Y lo más nefasto es cuando creen que son populares. Puede que lo sean, porque trabajan duro, desperdiciando su “precioso tiempo” y su “noble” intelectualismo o manifiesta imbecilidad para ganar aplausos de gente que no sabe siquiera dónde está el Norte. Así se sienten líderes, útiles, reconocidos y esto halaga al Ego. Pero creen que hablan a un público intelectual, cuando en la negrura de los hechos, están jugando a los falsos profetas para personas que están buscando respuestas a preguntas mal formuladas hundidos en la más oscura de las ignorancias a pesar del acceso a la gran Universidad Liberal que tenemos en el universo virtual: INTERNET. Las discusiones en las publicaciones, puede que sean coherentes y civilizadas, pero es muy raro ver esta joya en Facebook. Esto lo encontramos fuera de esta galaxia FB(k)

Bien, sin ánimo de criticar, sino informar, usted no es NADIE dentro Facebook… Es solo un número y me incluyo en el paquete. Somos un perfil virtual de alguien que aparenta ser lo que no es o lo que quisiera ser - estos últimos no son mi caso porque soy tal cual dentro o fuera con la diferencia que no ando gritando por la calle lo que escribo, sin embargo, si hay una oportunidad de tertulia en la vida real, suelo tocar a fondo los mismos temas que publico y eso hace de mí una solitaria, aunque, mejor sola que mal acompañada.

Piensen algo realista por una vez: “Ustedes son verdaderamente “alguien” fuera de Facebook”. No obstante, utilizan la Red Social como un refugio donde expresar lo que nadie quiere oír en la sociedad, o simplemente para solucionar una carencia cualquiera. Entonces… Recuerde que la Red Social también utiliza a Usted.  “Facebook les crea y ustedes se juntan según intereses” pero son incapaces de hacerlo en la vida real. Un ejemplo simple: “En España del Norte (Galícia, Asturias, Cantabria, País Vasco) es normal cagarse en Dios”, pero en Andalucía, si eres ateo o agnóstico, mejor que te calles porque puedes llevar un puñetazo si te cagas en la “Virgen” (nada que envidiar a oriente medio). Sin embargo, si lo haces en Facebook nadie te amenaza de muerte… puede que te insulten, pero nada más. Es ahí donde está una de las “tolerancias” que nos engancha y nos da la sensación de “libertad de expresión” que es otra ilusión. La verdadera libertad de expresión es decir lo que quieres, donde, cuando y como quieres, pero hay que responsabilizarse de los riesgos de escuchar lo que no quieres, y de paso ser agredido físicamente. Esto también pasa en Facebook, pero siempre puedes eliminar tu detractor, oponente, el gilipollas o el listillo de turno. En la vida real no puedes disparar un tiro en la cabeza de quien te da la contraria. Ahí está el factor de enganche principal pues te sientes “en el poder”. Para terminar, otros componentes adictivos a esta Red social, es presumir de lo que se carece, es decir, belleza, estatus social, felicidad, poder adquisitivo entre otras chorradas existenciales.


Andréa Cristo 2015.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...