29 may. 2015

Dejarse llevar. Abandonar todo voluntariamente…



Salón de lujo - Foto de Andréa Cristo 2015






Las ansias de “tener” (sea por necesidad o capricho) es algo muy incapacitante… Tiene la humanidad entera en un estado de demencia que desembocará inevitablemente en un suicidio colectivo, lento y doloroso… No obstante creen que en esto consiste el sentido de la vida. Es tragicómico que el sentido de la vida sea morir de la peor manera posible. Pero ya no me importa lo que haga o piense los de mi especie… En lo que a mí me concierne, me he liberado de la pesada cruz de dormir pensando en tener dinero para eso o aquello… Despertando angustiada de como conseguir pagar el alquiler, comprar para comer, tener buena apariencia, quedar bien (de mala gana pues tengo una enorme dificultad en intentar caer bien a alguien a través de la regla del políticamente correcto). Luego, los vicios nos consumen y en el final de semana, la tónica es emborracharse y acostarse con el primer imbécil para paliar toda esta angustia frenética de estar todo el tiempo pensando en “tener”. En la mañana siguiente te despiertas con varios malestares: La resaca, el imbécil que los efectos del alcohol de la noche anterior han transformado en un príncipe, pero que en la mañana no pasa de un sapo, el bolsillo vacío… Lo único que nos queda son las pastillas ansiolíticas y más y más drogas tipo MD. 

Entonces, un día, te das cuenta que no tienes nada, ni eres nada… Si tienes dinero, puedes permitirte vivir en un ático de lujo en Central Park, en Nueva York. Pero sigues no teniendo nada… La gente me dará el contra un número infinito de veces diciendo que el dinero sí trae la felicidad. 

Recuerdo que un “gran cerebro” me dijo una “perla” muy interesante, digna de reflexión: 

“__Los Anti-sistema, y los pobres odian a la gente que tiene dinero por envidia, no porque el dinero está poseído (según los nuevos revolucionarios) por un poder maligno que ha transformado a los que tienen en bestias predadoras. Preguntemos a un Anti-sistema si un día ganara el Euromillón si su “odio por el dinero” prevalecería”

Mi contestación ha sido la siguiente: 

“__Usted lo ha dicho: "bestias predadoras"... Pero al grano: La mayoría de los Anti-sistema que conozco "personalmente", tienen o han tenido dinero y lo poco o mucho que tuvieron lo han despilfarrado voluntaria y concienzudamente. Eso lo primero. De pronto se dieron cuenta de que el dinero era la única forma de tener una novia cañón siendo patanes, viejos y “panzudos”, comer bogavantes y comprar coches de lujo. Esto es caerse en la realidad que “no tienes nada”. Los que usted dice que odian el dinero, no lo hacen en realidad. Solo creen que está mal repartido, elevado a la categoría de centro del Universo y motor del mundo. Saben que, aquel que tiene dinero se cree superior a todos los demás, porque se puede permitir cosas que los demás no. Pero quítale el dinero y verá en que se convierte ante la sociedad, es decir, “no será nadie”… Y lo peor de todo es que su autoestima se desvanecerá al mismo tiempo que su dinero porque su valentía y orgullo era producto de sus bienes. Para terminar, los Anti-sistema, Anarquistas, o los “Money Haters” (como usted dice) y demás movimientos por la Libertad, no juegan, salvo para divertirse.”

No digo que nadie deba hacer lo que hago yo. Pero mi fuente de autoestima se elevado al cubo cuando de pronto me di cuenta que “es posible vivir sin dinero o con el mínimo posible en el medio de la naturaleza”. He recuperado mi calma por dormir en mi tienda de campaña, quizás con la temperatura por los suelos, pero sin un atisbo de preocupación por nada, siquiera si despertaré viva el día siguiente. En este momento no me importa nada. Nada importa nada. Agua, comida y abrigo los encontrarás… Y si tienes la humildad de saber pedir de la misma manera que tuviste la generosidad de saber dar, no te faltará de NADA. Pero hay que atreverse y contar con el "NO" de los que te miran por encima del hombro y por otro lado, en la hazaña, el posible encuentro con la muerte en medio de tanta “vida real”. 

En este momento “tienes” valor, confianza, paz, fuerza, amor, autoestima. En fin... Lo tienes todo. 
En este momento “eres” dueño de tu vida, de tu destino, de tu cuerpo, de tus pensamientos… En fin.. Eres un verdadero ganador. 

 Andréa Cristo 2015.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...