16 may. 2015

Carta de Amor a un Enemigo


El nido imposible, posible - Por Arte Digital Andréa Cristo


Yo, que siempre te he amado, a mi manera, sé que te he saboteado, maltratado, traicionado y te pido que me perdones porque he sido una mente programada por mis tragedias. Pido que me perdones cuando no estaba ahí, en tu infancia, para protegerte de tu indefensión ante quienes te han hecho tanto daño… Atormentadores, que a su vez, un día fueron atormentados y siguieron el patrón que les han sido inculcados…. De victimas pasaron a verdugos para ejercer un poder a través de la impotencia de los indefensos... la misma que han sentido en sus infancias. También les perdono a todos ellos. Reitero… Te pido perdón por haber una y otra vez te puesto en caminos equivocados, en momentos equivocados, con personas equivocadas…

Pido que me perdones cuando he intentado matarte tantas veces… te he puesto en miles de situaciones peligrosas, abusado de tus órganos vitales con drogas, mala alimentación, noches sin dormir, angustias, ira e intentos de suicidio. Te pido perdón por ser un enlace del tormento que te han infligido. No era consciente del mal que te hacía…

Te pido perdón por mi impulsividad que te ha puesto en muchos aprietos y admiro tu fuerza por intentar detenerme e intentar corregir mis errores. Tanto me soportaste, que te has vuelto contra mí y ahora me pones en la pruebas de las pruebas, pero esto también te afecta a ti olvidando que somos indisociables. Necesito que me oigas y me ayudes una vez más, no te defraudaré… Seré por ti lo que no he sido jamás. Tu mejor amiga, tu único amor y investiré lo que me queda de vida en hacerte dichoso y feliz. Solo necesito que dejemos de estar en guerra y nos unamos. Abriré todos mis canales para que pueda escucharte.

Te pido perdón por no haberte honrado como te mereces, diciendo “sí” cuando debía decir “no” pasase lo que pasase. Te pido perdón por haberte vendido para sobrevivir cuando no he confiado en tu inteligencia, en tu dignidad, en tus talentos y he jugado juegos cuales sabía que no tenia oportunidad de ganar por desconocer las reglas. Te pido perdón, perdón, perdón…

Perdón al ultraje a tus células que luchan por mantenerte con vida. Pido perdón a tu corazón que ayudé a lastimar con malas decisiones, malas compañías y tu mente que ayudé a enfermar… Te pido perdón por no oírte en cuerpo mente y espíritu. Siempre tenías la razón de tu parte y yo no. Ahora lo sé.

No soy perfecta, no seré jamás, pero puedo ser mejor, puedo ser como tu siempre ha deseado y todavía no sé que hacer para saldar mis deudas contigo, pero confío que me perdones completamente y me grites bien alto lo que necesitas para ser feliz y estar en paz. No te ignoraré de esta vez. Te pido que me orientes para que nos reconciliemos y poder compensarte de todo mal que te hecho.

Pido perdón de rodillas, en toda humildad que me es posible y me abandono a tus órdenes, me rindo ante ti, mi único Dios… Te invito a que sea mi aliado en estos momentos de tan profunda oscuridad en la que me has dejado por estar (por mucho motivos de peso) tan furioso conmigo. Necesito tu poder para vencer mis enemigos externos y trasmutar los internos en amigos leales. Abracemos nuestra Sombra con brazos de Luz, limpiemos nuestra casa y dejemos de luchar entre nosotros. ¡Te lo suplico con todo mi corazón!

Te pido perdón “Animus” de Andréa Cristo, pues a pesar de todo mal que te hecho, yo te amo y sé que me amas; sólo estás muy enfadado conmigo, pero sabes que desde mi terquedad hecho lo que he sabido y podido para mantenernos con vida paradójicamente poniendo la misma en peligro, lamentablemente ignorando tu sabiduría y fuerza además de estar orientada y dominada por un Ego enfermo... pero ya conozco sus artimañas y prometo nunca más hacerte ningún daño, pues hoy soy consciente que el único enemigo que tienes, soy Yo. ¿Podrás perdonarme por haberte convertido en lo que eres? Dime que me amas. No necesito nadie más en el mundo que a ti. No necesito más aprobación, amor, ternura, compresión y confianza que las tuyas. Hoy lo sé. Dominemos juntos nuestro Universo interior con una sola mente y hagamos con el cetro del poder ante todos los arquetipos controlados por el ilusionista que nos ha enemistado: El Ego. 

Fuerza Masculina interior, ruego tu perdón.





Andréa Cristo 2015
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...